T. 93 445 65 65
T. 93 445 65 65

LOS IMPLANTES CIGOMÁTICOS en HEPLER BONE

HEPLER BONE se convierte en el primer ZAGA Center certificado en Barcelona de implantes cigomáticos.

Único centro de referencia para el tratamiento de la atrofia maxilar severa con implantes cigomáticos, siguiendo la filosofía ZAGA, de la que os hablaremos a continuación.
La clínica añade, a su amplia lista de tratamientos, la implantología cigomática siguiendo la filosofía ZAGA (Zygoma Anatomy Guided Approach).


El nuevo tratamiento llega bajo la dirección del Dr. Aparicio y siguiendo también la filosofía HEPLER BONE.

Nuestro equipo de profesionales tiene como prioridad el bienestar del paciente, desde su acogida y diagnóstico hasta el tratamiento y mantenimiento a largo plazo proponiendo exclusivamente tratamientos seguros y fiables.

¿Qué es un implante cigomático?

Un implante cigomático es el implante que colocamos en el hueso cigomático, situado en el pómulo. Los colocamos cuando nos encontramos ante un maxilar atrófico. Primero, el paciente pierde las piezas dentales y posteriormente sufre una atrofia severa del hueso maxilar (hueso nativo).
Las alternativas que encontrábamos, hasta el momento, serían el injerto de hueso (quitándolo previamente de otra zona, generalmente de la cadera) pero era un proceso muy largo con un éxito cercano al 80%. El implante cigómatico, es rápido y mínimamante invasivo. En unas horas, los implantes estarán colocados en el hueso y al día siguiente se procederá a la colocación de las piezas. El éxito es prácticamente del 100%.

El método ZAGA reduce, hasta casi desaparecer, la posibilidad de complicaciones asociadas a este tipo de cirugía. Son prácticamente inexistentes las complicaciones con las que nos encontrábamos hasta ahora, tales como infecciones sinusales o recesiones de encía.


La técnica ZAGA, utilizada en HEPLER BONE, es una cirugía que se adapta a la fisonomía del paciente, es decir, unas terapias específicas diseñadas para cada caso.
Como ya hemos señalado, es un tratamiento mínimamente invasivo que permite llevar una vida normal nada más salir de la clínica.En cuanto a la recuperación es muy rápida y los pacientes pueden comer con normalidad al día siguiente de ser intervenidos. La dieta deberá ser de alimentos blandos durante los tres meses posteriores. Cuando nos referimos a dieta blanda, no quiere decir que precisen de alimentos triturados, simplemente que no sean duros y dificiles de masticar.

WhatsApp