esT. 93 445 65 65
esT. 93 445 65 65

Rejuvenece tu mirada: conoce la blefaroplastia

La mirada es el espejo del alma y puede mostrarnos a veces de una manera con la que no nos reconocemos. Es habitual la mirada cansada en pacientes llenos de energía y que se sienten mucho más jóvenes de lo que dan a ver a los demás. La blefaroplastia es la cirugía que se encarga de rejuvenecer la mirada y, aunque hace referencia a los párpados, cada vez es una cirugía más global que suele acompañarse con el rejuvenecimiento de todo el tercio superior de la cara.

¿Cómo se realiza la blefaroplastia?

La blefaroplastia puede realizarse sin cicatrices visibles con las técnicas más modernas. La blefaroplastia puede ser superior, inferior o total. Es muy raro intervenir sólo los párpados superiores o los inferiores ya que el envejecimiento suele ir de la mano.
En el párpado superior existen 2 bolsas y en el párpado inferior 3, como se puede ver en la imagen inferior.

Para acceder a las bolsas grasas hay que hacer incisiones y, con ello, cicatrices. El truco de la cirugía plástica es hacerlas en lugares poco o nada visibles

El párpado superior se interviene con una incisión en el pliegue superior del párpado que será totalmente imperceptible.

Para los párpados inferiores existen dos técnicas: una incisión paralela en el borde de las pestañas o bien una incisión por dentro del párpado (transconjuntival). La blefaroplastia transconjuntival consigue retirar las bolsas de grasa a través de incisiones por dentro del párpado y que, por lo tanto, en ningún caso serán visibles.

Mediante esta técnica pueden retirarse todas las bolsas grasas siempre que no haya mucho excedente de piel sobrante. No existe una técnica mejor ni peor, sino una técnica mejor para cada persona. Ésta se decidirá en consulta de manera personalizada bajo la experiencia del cirujano.

Es habitual combinar la cirugía de los párpados con el relleno de grasa facial para recuperar los volúmenes perdidos o el uso de células madre para el tratamiento de la piel y las ojeras.

Recuperación y cuidados postoperatorios

La blefaroplastia se realiza habitualmente bajo anestesia local y sedación de manera ambulatoria. No es una cirugía dolorosa y es suficiente el tratamiento postoperatorio con analgésicos orales.
Los puntos suelen retirarse a la semana de la cirugía y hasta entonces es importante el uso de frío local y dormir con la cabecera elevada (o usando dos almohadas) para reducir la inflamación de la zona.
Una vez retirados, la recuperación es muy rápida y lo más importante es la protección solar de las heridas. Es muy importante evitar esfuerzos o actividades de riesgo hasta el mes de la cirugía.
El resultado definitivo suele verse a los 6 meses de la intervención.

¿Qué riesgos tiene la blefaroplastia?

La blefaroplastia es una de las cirugías de menor riesgo y mayores beneficios. Hoy en día, se suele combinar con otras cirugías para rejuvenecer la totalidad del tercio superior de la cara y el resultado es espectacular. Es una de las cirugías con mayor índice de satisfacción por parte de los pacientes.
Es un tratamiento que puede combinarse con otros como el lipofilling para dar volumen a toda la región periorbitaria como la cola de ceja, los pómulos o para disimular los surcos palpebrales. Además, de la propia grasa del paciente, se extraen también células madre para el tratamiento de las ojeras y la calidad de la piel. En algunos casos, también se realiza la elevación de la cola de la ceja de forma conjunta. La recuperación es rápida y prácticamente indolora. En definitiva, una de las cirugías faciales más exitosas.

× WhatsApp