T. 93 445 65 65
T. 93 445 65 65

VERDADES Y MENTIRAS SOBRE EL BOTOX

Desde Hepler Bone queremos que tengas claras las verdades y mentiras del Botox.

La toxina botulínica (botox) tipo A se utiliza en medicina estética para relajar los músculos implicados en la expresión facial a través de inyecciones intramusculares. Hablamos de relajar o debilitar, no de paralizar. Actualmente, ningún tratamiento de botox deja un rostro inexpresivo.

¿Qué es el botox?

Es una proteína altamente purificada, extraída de una bacteria y con la capacidad de interrumpir el impulso nervioso que origina una contracción muscular. Se utiliza para tratar las arrugas de expresión en el tercio superior del rostro, aunque actualmente se han descubierto otras aplicaciones asociadas a problemas como el bruxismo.

La toxina botulínica tipo A es un tratamiento médico seguro, autorizado por la Agencia Española del Medicamento, que necesita de unos requisitos estrictos para poder usarlo.

El Botox, según la legislación vigente, sólo puede ser inyectado por médicos y en clínicas que tengan la correspondiente autorización del Ministerio de Sanidad como es el caso de HEPLER BONE.

VERDADES Y MENTIRAS SOBRE EL BOTOX

El botox ayuda a prevenir arrugas.
VERDADERO. El bótox no sólo sirve para mitigar los signos del envejecimiento, también previene futuras arrugas
Los resultados son visibles al tercer día, a los 3 meses empiezan a atenuarse y desaparecen a los 5-6 meses.
VERDADERO. La duración exacta va a depender de cada paciente. En hombres suele durar menos debido a la mayor fuerza del músculo y a la profundidad de las arrugas.
¿Puede inyectarse en cualquier tipo de piel?
VERDADERO. Es apto para todo tipo de pieles: grasas, mixtas, secas, sensibles…Hombres y mujeres.
Hay un número máximo de sesiones
FALSO. El botox pude irse inyectando cada seis meses (es lo recomendable para mantener óptimos los resultados y prevenir las arrugas.
¿Tiene un efecto lifting?
FALSO. Trata las arrugas y las líneas de expresión pero no está indicado para tratar la flacidez.
¿El botox puede extenderse más alla de la zona en la que se inyecta?
FALSO. Las ampollas de botox tienen 100 unidades y se necesitarían 2500 unidades para que su aplicación tuviera efectos tóxicos.
Las mujeres embarazadas no deben inyectarse botox
VERDADERO. Siempre por prevenión, una mujer embarazada o en período de lactancia no debe someterse a sesiones de botox. Ya que es una sustancia que elimina el propio cuerpo.
Al debilitar el músculo se pierde también sensibilidad en la piel
FALSO. No se pierde ninguna sensibilidad.

El botox puede causar dificultad para respirar, tragar o hablar y transtornos oculares

FALSO.

¿Puede provocar la caída del párpado tras la inyección?

FALSO. Cuando un profesional autorizado realiza el tratamiento no va a producirse ningún efecto de este tipo.

Se acumula en el cuerpo a lo largo del tiempo

FALSO.

La toxina botulínica causa adicción

FALSO. Simplemente los pacientes repiten el tratamiento porque los resultados son inmediatos y satisfactorios y, por supuesto, quieren mantenerlos.

Una vez que el efecto va desapareciendo, nos vemos más defectos que antes

FALSO. Los defectos que nos veremos serán los mismos o, en el caso de llevar varias sesiones, bastante más atenuados.

× WhatsApp