T. 93 445 65 65
T. 93 445 65 65

Frenar el fotoenvejecimiento

Tod@s queremos cuidar nuestra piel y sois much@s los que acudís a HEPLER BONE con problemas directamente relacionados con el fotoenvejecimiento. Actualmente podemos decir que contamos en nuestra Clínica con una excelente aparatología y un equipo médico altamente cualificado para poder solucionar la mayoría de problemas ocasionados por el sol.  Aún así, debes seguir los consejos de otros especialistas, como tu dermatólogo, y ser prudente para evitar males mayores como el cáncer de piel. La medicina estética repara pero la prevención de la enfermedad es tu responsabilidad.Debéis ser prudentes todos aquellos que os estáis sometiendo a un tratamiento de láser, recuerda que estamos reparando la piel y tenemos que evitar los excesos.Cuando la piel se expone a la radiación UV-B, se produce una estimulación del melanocito, la célula que produce la melanina, responsable de dar color a la piel. Por lo tanto, el bronceado se produce cuando ya ha habido daño solar, es decir, el melanocito se estimula como respuesta a un daño producido por la radiación ultravioleta.
Una vez sucedido esto no podemos evitar el fotoenvejecimiento, nos gusta estar morenos pero tenemos que ser conscientes que después deberemos compensar con tratamientos que frenen las consecuencias de la radiación solar. Uno de los más efectivos es el tratamiento con láser para acabar con manchas, arrugas y otros problemas asociados al fotoenvejecimiento.
Tenemos que ser conscientes que tener una piel luminosa, sin manchas, venas y arrugas supondría evitar tomar el sol, algo que tampoco es recomendable por suponer la luz solar la fuente más sana de Vitamina D. Es recomendable tomar 10 minutos al día sin protección en aquellas zonas del cuerpo que no estén expuestas constantemente como cara, cuello, escote y manos que deberemos proteger en todo momento.
Lo más importante es EVITAR LA QUEMADURA SOLAR.

Este verano ten muy en cuenta los siguientes consejos para evitar el fotoenvejecimiento en tu piel:

  • En los días nublados la radiación ultravioleta que llega a nuestra piel es el 80% de la que existe en un día soleado, protégete.
    Aunque evites el sol entre las 12 y las 16 horas, no quiere decir que fuera de ese horario no debas protegerte. Recuerda que sólo se te permiten 10 minutos al día, y que las zonas expuestas diariamente no deben de estar desprotegidas ni esos 10 minutos.
  • Si no acabas de fiarte de los fotoprotectores puedes ya encontrarlos orgánicos y veganos, toda sustancia que pase a tu sangre no perjudicará en absoluto a tu organismo. Los fotoprotectores que encuentrasen farmacias y grandes superficies han pasado todos los controles de seguridad y no hay evidencia suficiente como para contraindicarlos por ahora ya que se ha demostrado que los protectores solares siguen reduciendo de manera considerable el riesgo de padecer cáncer de piel
  • Algunos fotoprotectores pueden ser tóxicos para el mar. Pero lo cierto es que ya existen algunos en los que está certificada su inocuidad con el fondo marino, fíjate en las etiquetas. Si es respetuoso con el fondo marino lo será también con tu piel.
  • Distingue entre Water Proof y Water resistant: Los protectores Water proof  (o a prueba de agua), mantienen su eficacia de protección en el agua por un período igual o mayor a 80 minutos después del contacto con la misma. Sin embargo, los productos water resistant (resistentes al agua) solo la mantienen durante 40 minutos.
  • Por muy alta que sea la protección solar que utilizamos nunca estamos protegidos al 100%. La diferencia entre los índices de protección a partir de 15 es mínima. Un índice de protección 30 bloquea hasta un 96,7% de la radiación, mientras que un factor de protección 50 lo hace en un 98%. Es más importante renovar la aplicación de la crema solar cada 2-4 horas.
  • Los protectores solares tardan en torno a 20 minutos en hacer efecto, por lo que lo correcto es aplicarla antes de salir de casa.
  • La cantidad de crema que se necesita para alcanzar el SPF que indica el envase es de 2mg. por cm2, de manera que una persona adulta necesitaría 25ml. para cubrir el 75% de su cuerpo. Si hay que reaplicar la crema al menos cada 2 horas (es decir, al menos dos reaplicación en 4h. de playa o piscina) serían 50 ml. al día. Mínimo. Algo que no cumplimos casi nadie ya que supone la compra de un envase cada 4 días.
× WhatsApp